La religiosa más recordada de la historia contemporánea

Por Giovanni Zamora
Hogizamu21@hotmail.com

La vida de la beata siempre estuvo muy rodeada de fe, mucha ayuda y misericordia con la comunidad. Pero los escritos que evidencian la profunda crisis de fe que presentó la religiosa en los últimos 50 años de vida, hace que los creyentes se envuelvan en un manto de incredulidad y se cuestionen si en realidad ella tuvo serias dudas sobre la fe que profesaba y más aún, sobre la existencia de Dios.

La Iglesia decidió no darle tanta importancia al tema y por el contrario aclaró que es normal dudar, y más cuando la mayoría de los santos han atravesado por este tipo de confesiones, de tal manera que esto no es nada nuevo para el Vaticano . Lo anterior, de alguna manera es la prueba de grandeza de la madre Teresa en comparación con los demás santos, por lo que el proceso de canonización no se verá condicionado por estas cartas. Desde el Vaticano han explicado que esto, más que un acto de incredulidad, es un ejemplo de su espiritualidad.

El pasado 5 de septiembre la madre Teresa cumplió diez años de haber fallecido, y también llevamos más o menos cinco años de haber descubierto los escritos y cartas que la hermana nunca se atrevió a revelar, solo cinco años después de su muerte fueron revelados al público.

Esto, sin duda alguna, no va a permitir cambiar todas las buenas obra que realizó la madre Teresa; por el contrario, la gente la recuerda con un fuerte sentimiento de cariño y de fe, el cual se ve reflejado en el mundo por medio de su comunidad llamada “Misioneras de la Caridad”, que por lo menos en nuestro país se encuentran en varias ciudades como: Bogotá, Pereira, Cali, Cartagena, Cúcuta y Buenaventura donde se encuentran distribuidas las 34 Misioneras de la Caridad dirigidas por Maribina Fernández, religiosa oriunda de la India y quien lleva varios años viviendo en el país. En esas ciudades trabajan con enfermos moribundos, tienen comedores para habitantes de la calle y guarderías para madres solteras, entre otras obras sociales.

Hablando más a fondo de la vida la madre Teresa, nació en el 26 de agosto de 1910 en Skopje, en los Balcanes, en la república de Macedonia y era la menor de cuatro hijos. Recibió en el bautismo el nombre de Gonxha Agnes, hizo su primera comunión a los cinco años y medio, y recibió la confirmación en noviembre de 1916. Cuando tenía 18 años, animada por el deseo de hacerse misionera, Gonxha dejó su casa en 1928 para ingresar al Instituto de la Bienaventurada Virgen María, conocido como Hermanas de Loreto, en Irlanda. Allí recibió el nombre de hermana María Teresa (por Santa Teresa de Lisieux).

El 5 de septiembre de 1997 murió a causa de un paro cardiaco. Dos años más tarde, el Papa Juan Pablo II autorizó el proceso para su canonización. Fue beatificada el 29 de octubre